Compra
Consciente

Más de la mitad…

de los productos que compramos son controlados por tan sólo cinco grandes empresas. Las grandes superficies y centros comerciales cada vez concentran y controlan más la oferta de consumo, por lo que los consumidores y consumidoras acabamos teniendo menos opciones para comprar y los productores y productoras menos alternativas para distribuir sus productos.

Además, hay alimentos que sólo se producen en países del Sur donde muchas veces las condiciones laborales distan mucho de ser dignas e incluso hay explotación laboral infantil. La misma situación la podemos encontrar con otros productos como los textiles o la electrónica.
Si compramos productos con Sello de Comercio Justo sabremos que han sido producidos respetando los derechos laborales de las personas trabajadoras. Como personas consumidoras está en nuestras manos ser conscientes de qué es lo que compramos y qué consecuencias tiene en la vida de las personas que trabajan en la producción, distribución y venta de los bienes que adquirimos.

“Cuando los productos que necesitamos no se producen cerca de donde vivimos y no podemos conocer cómo han sido producidos y bajo qué condiciones laborales, lo mejor es comprar productos de comercio justo”.

Consejos para
parar, pensar y
comprar con consciencia

Cuando imprimas, hazlo siempre por las dos caras. Elige papel 100% reciclado y blanqueado sin cloro. Cuando lo deseches acuérdate de depositarlo en el contenedor azul.

Reduce el consumo de papel. Comparte libros, utiliza las bibliotecas, los libros de segunda mano, el bookcrossing y defiende el préstamo de libros en escuelas e institutos.

Aguanta con tus dispositivos electrónicos el mayor tiempo posible. Si hay un fallo averigua si se puede arreglar y el coste que supone.

Elige envases para tus bebidas y líquidos que sean retornables. Utiliza el vidrio, en lugar de tetrabrik y botellas de plástico.

Evita el uso de cosméticos que tengan en su composición microesferas de plástico. Normalmente se encuentran en productos exfoliantes. En su lugar, elige cosméticos con componentes naturales como arcilla, cáscaras de frutos secos o semillas.

No uses vasos, platos y cubiertos de plástico cuando estés fuera de casa. Es mejor llevar tus propios utensilios.

Consume de forma consciente si quieres un mundo mejor para las generaciones futuras.

Investiga cuál es el origen de lo que consumes. ¿Ha viajado muchos kilómetros? ¿Quién lo ha producido? ¿Trabajaba en condiciones dignas?

Recursos

Conceptos

Actuaciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies